Categoría: Penitenciario

DERECHOS DEL EXTRANJERO EN PRISIÓN

Según lo dispuesto en el art. 13 CE las personas presas extranjeras tienen los mismos derechos que las personas presas nacionales. El TC  ha reconocido, en sus distintas sentencias (197/1984, 99/1985, 114/1987) que los derechos de extranjeros tienen una configuración predominantemente legal coexistiendo con  otros  inherentes a la condición humana  como el derecho a la integridad física, a la libertad personal o a la vida.

Si bien es cierto que a tenor del art. 13 CE un extranjero parece tener los mismos derechos que un ciudadano nacional, esto no es del todo cierto puesto que, entre otras cuestiones, debemos mencionar la casi nula posibilidad de suspensión, ni sustitución  de la pena y la no aplicación del tercer grado salvo para ser expulsados, como derechos de los que no disfruta el extranjero y sí el nacional.

DENEGACIÓN DE PERMISO PENITENCIARIO

DENEGACIÓN DE PERMISO

DENEGACIÓN DE PERMISO

Los motivos de denegación de un permiso son muy variopintos, puesto que criterios estrictamente objetivos y legales (no tener cumplida una cuarta parte  de la condena, ni tener partes pendiente) coexisten con justificaciones que dejan un gran campo de actuación a la arbitrariedad (falta de garantías de hacer buen uso del permiso) de la Administración penitenciaria, vulnerando el principio de legalidad reconocido constitucionalmente. Las denegaciones de permiso no obstante tienen que estar motivas en todo caso y de no ser así tendremos que acudir al Juez de Vigilancia, a la Audiencia Provincial y en su caso al Tribunal Constitucional.

PERMISOS DE SALIDA. TIPOS Y REQUISITOS

PERMISO DE SALIDA

PERMISO DE SALIDA

Los permisos de salida consisten en la excarcelación temporal de la persona presa cuando concurran los requisitos contenidos en la LOGP y en el RP. Su finalidad esencial  es la preparación para la vida en libertad y la forma de depositar la confianza en una persona presa que, por unos días, deja de estarlo. Estos permisos pueden ser ordinarios (los que se conceden periódicamente para preparar la vida  en libertad) o extraordinarios ( los que se conceden por motivos humanitarios ante circunstancias graves y excepcionales).

LA EXPULSIÓN: novedades en el incumplimiento de la prohibición de entrada

 

Prohibición de entrada

Prohibición de entrada y reinicio del cómputo… ¿solamente?

           Hasta ahora, no tenía mucho sentido diferenciar entre expulsiones judiciales, administrativas o mixtas, salvo la discusión académica, o la consecuencia relativa a la prohibición de entrada en el Espacio Schengen, menor en las administrativas (generalmente un año) y mayor en las judiciales (generalmente cinco, aunque con un límite de diez) sin embargo la reforma del código penal nos trae novedades con las que cobra sentido distinguir entre un tipo de expulsión y otros, ya que las consecuencias de su incumplimiento, de su quebrantamiento, van a ser muy distintas.

LIBERTAD CONDICIONAL POR ENFERMEDAD

EXALCALDE LIBERTAD CONDICIONAL

LIBERTAD CONDICIONAL POR ENFERMEDAD

En esta última semana ha tomado, en las redes sociales, una fuerte relevancia el tercer  grado  por enfermedad debido a la progresión al mismo a un conocido exalcalde condenado a prisión por numerosos delitos de corrupción.

Siguiendo con el hilo del post del pasado viernes continuamos hablando de libertad condicional, en esta ocasión por enfermedad.

Cuando una persona padece una enfermedad grave e incurable, (lo mismo ocurre si tiene setenta años o los cumple durante la condena) si se dan los demás requisitos establecidos con carácter general para la concesión de la libertad condicional excepto tener cumplidas las tres cuartas partes, podrá ser propuesta para libertad condicional.

La persona, en primer lugar, deberá ser progresada a tercer grado, suele ser una tramitación lenta en la mayoría de las prisiones, salvo situaciones excepcionales, y la concesión de la libertad condicional es casi simultánea al progreso a tercer grado.

LIBERTAD CONDICIONAL Y EL NUEVO CÓDIGO PENAL

LIBERTAD CONDICIONAL

LIBERTAD CONDICIONAL

La libertad condicional es  la última fase de cumplimiento de la condena, supone la salida en libertad hasta la finalización total de la condena. Durante éste tiempo la persona está bajo supervisión  del organismo autónomo de trabajo y prestaciones  penitenciarias y su libertad se encuentra supeditada a no cometer ningún delito así como  a que no  se incumplan las reglas de conducta impuestas por el Juzgado de Vigilancia penitenciaria.

En cuanto a los requisitos para alcanzar la ansiada libertad condicional debemos estar a la reforma del código penal del pasado mes de junio y es que, la libertad condicional, siempre ha sido apreciada como un instrumento de resocialización  necesario, considerada por la LOGP como la última fase  del tratamiento y que se encuadra dentro del sistema  de individualización  científica (art. 72 LOGP). Pero en los últimos tiempos la naturaleza jurídica de la libertad condicional ha sido modificada sustancialmente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish