« »

SOBRE LA SITUACIÓN NACIONAL DE EMPLEO: Trabajo y extranjeros.

Situación nacional de empleo

EXTRANJEROS: Situación nacional de empleo

            Trabajo y extranjeros suelen ir de la mano. Quizá no siempre recordamos que para poder contratar a un ciudadano extranjero, hay que tener en cuenta la situación nacional de empleo, es decir, que no haya españoles o extranjeros ya residentes legales, que estén dispuestos a optar por ese puesto de trabajo. Pero ¿esto es así siempre?¿siempre hay que tener en cuenta la situación nacional de empleo? No siempre, veamos.

 

            El primer dato que necesitamos conocer es precisamente saber cómo está la situación nacional de empleo, dónde vemos esos datos tan cruciales. Sin entrar en cómo se determinan materialmente, lo relevante es que estos datos, los trabajos para los que se podría contratar a ciudadanos extranjeros por no haber demandantes nacionales o residentes, los publica periódicamente el Servicio Público de Empleo a través del denominado catálogo de ocupaciones de difícil cobertura.

  Después de ver el desolador contenido, por comunidades autónomas y provincias, lo siguiente, es estudiar en qué circunstancias no se tiene en cuenta la situación nacional de empleo, ya que si tenemos que tener en cuenta las tablas que acabamos de ver, lo más probable es que no podamos contar con la contratación. La primera circunstancia a valorar es que no están sujetos a la situación nacional de empleo los nacionales de Perú y Chile, y ello en base a los convenios bilaterales firmados al efecto. La segunda circunstancia a tener en cuenta, es el resto de excepciones, que vienen contempladas en la normativa de extranjería (LO 4/2000 y RD 557/2011).

En un primer bloque (art.40 de la LO 4/2000) se incluyen en la excepción:

  • familiares reagrupados,
  • cónyuge o hijo de extranjero residente con autorización renovada (ojo no ascendientes),
  • hijo de español nacionalizado,
  • la renovación de autorizaciones de residencia y trabajo a su caducidad,
  • renovación de instalaciones o equipos productivos,
  • extranjeros que hubieran gozado de la condición de refugiados o apátridas en determinadas condiciones, al año de haber perdido el estatuto,
  • el extranjero que tiene a su cargo a un ascendiente o descendiente de nacionalidad española,
  • los hijos o nietos de españoles de origen,
  • los solicitantes de autorización de residencia por circunstancias excepciones (normalmente arraigo) y en todo caso las víctimas de violencia de género, como autorización excepcional,
  • titulares de autorizaciones de trabajo de temporada que hayan regresado a su país de origen,
  • retornados voluntarios.

Y en un segundo bloque:

  • puestos de confianza y directivos de empresas,
  • trabajos de investigación y docentes,
  • y finalmente trabajadores de un grupo empresarial ya afincado en España.

Otras situaciones: el certificado de insuficiencia

 Puede ser que el puesto de trabajo, a pesar de no figurar en el catálogo de ocupaciones de difícil cobertura, por sus condiciones o requisitos particulares, no tenga candidatos españoles o residentes, en este caso habrá que acudir a la oficina de empleo y realizar la correspondiente oferta, que será expuesta al público, se harán los listados de posibles interesados, y las correspondientes entrevistas, y si transcurridos los plazos y trámites no hay demandantes, podrá la oficina de empleo dictar un certificado negativo, en el que se valorarán las circunstancias reales de la oferta y su resultado. El camino es tortuoso y no siempre el certificado va a ser lo “suficientemente negativo”, como para resultar de nuestro agrado.

El procedimiento

 La contratación del ciudadano extranjero nos va a exigir la presentación previa de la solicitud de autorización de trabajo y residencia en la oficina de extranjeros correspondiente. Si el ciudadano se encuentra en España, es esencial que no esté en situación de irregularidad, ya que determinará la inadmisión a trámite, excepto en los supuestos de  arraigo. A esta solicitud se acompañará la acreditación de la circunstancia que exime de la situación nacional de empleo, o el certificado de insuficiencia en su caso. Con la resolución de subdelegación del gobierno el trabajador tendrá que acudir al consulado para obtener el preceptivo visado, una vez más, excepto en los supuestos de arraigo, que por su excepcionalidad, evitan tanto la situación nacional de empleo, como el retorno, o el tener que encontrarse en el país de origen para recoger el visado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish