« »

LIBERTAD CONDICIONAL Y EL NUEVO CÓDIGO PENAL

LIBERTAD CONDICIONAL

LIBERTAD CONDICIONAL

La libertad condicional es  la última fase de cumplimiento de la condena, supone la salida en libertad hasta la finalización total de la condena. Durante éste tiempo la persona está bajo supervisión  del organismo autónomo de trabajo y prestaciones  penitenciarias y su libertad se encuentra supeditada a no cometer ningún delito así como  a que no  se incumplan las reglas de conducta impuestas por el Juzgado de Vigilancia penitenciaria.

En cuanto a los requisitos para alcanzar la ansiada libertad condicional debemos estar a la reforma del código penal del pasado mes de junio y es que, la libertad condicional, siempre ha sido apreciada como un instrumento de resocialización  necesario, considerada por la LOGP como la última fase  del tratamiento y que se encuadra dentro del sistema  de individualización  científica (art. 72 LOGP). Pero en los últimos tiempos la naturaleza jurídica de la libertad condicional ha sido modificada sustancialmente.

 El nuevo art.90 CP, establece que:“El Juez de Vigilancia Penitenciaria acordará la suspensión de la ejecución del resto de la pena de prisión y concederá la libertad condicional al penado que cumpla los siguientes requisitos:

  1. a) Que se encuentre clasificado en tercer grado.
  2. b) Que haya extinguido las tres cuartas partes de la pena impuesta.
  3. c) Que haya observado buena conducta.

 Hasta aquí, ninguna novedad en cuanto a los requisitos de la libertad condicional ordinaria, igualmente se mantienen la libertad condicional anticipada (cumplidas dos terceras partes de condena) y el adelantamiento de noventa días por año, una vez cumplida la mitad de la condena, ambas sometidas a especiales reglas de conducta. Junto a estas, aparece un nuevo tipo de libertad condicional para delincuentes primarios con condenas inferiores a tres años, una vez cumplida igualmente la mitad de la condena.

Para resolver sobre la suspensión de la ejecución del resto de la pena y concesión de la libertad condicional, el Juez de Vigilancia Penitenciaria valorará la personalidad del penado, sus antecedentes, las circunstancias del delito cometido, la relevancia de los bienes jurídicos que podrían verse afectados por una reiteración en el delito, su conducta durante el cumplimiento de la pena, sus circunstancias familiares y sociales, y los efectos que quepa esperar de la propia suspensión de la ejecución y del cumplimiento de las medidas que fueren impuestas.”  

Esto es, la libertad condicional pasa a ser una modalidad de suspensión de la condena, el tiempo en libertad condicional no es tiempo de cumplimiento de la condena sino que la concesión de la libertad condicional determinará la suspensión de la ejecución de la pena durante un determinado periodo de tiempo.

En consecuencia se produce una incongruencia con  la LOGP que pues, la misma, contempla la libertad condicional como tiempo efectivo de condena pudiendo tener esto el efecto de una derogación encubierta de la LOGP.

Por todo lo anterior, podemos concluir que se ha producido un cambio en la naturaleza jurídica de la libertad condicional  que dejará de computar como tiempo de cumplimiento de condena, en contraposición de la LOGP, y que si durante el tiempo de tiempo de disfrute de libertad condicional no reincide se declarará  extinguida la pena pendiente pero que de lo contrario  la libertad será revocada y deberá cumplir la  pena que quedaba por cumplir.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish