« »

EXTRANJERÍA: ¿FRAUDE EN LOS MATRIMONIOS MIXTOS?

Matrimonio mixto

Matrimonios mixtos: ¿fraude?

        Hace unos días cayó en mis manos un post en relación al rumor extendido, extendidísimo, sobre el fraude en los matrimonios mixtos, es decir, los celebrados entre ciudadanos extranjeros y ciudadanos nacionales o comunitarios para obtener la ansiada tarjeta de residencia (http://stoprumores.com/matrimonios/). Al hilo de los datos que ofrece el autor, tras ver que los enlaces se corresponden con datos de fuentes solventes (INE) se me hacía necesaria una pequeña reflexión, y un pequeño análisis un poco más allá.

        Parece que efectivamente el número de matrimonios mixtos va de la mano, se ajusta, al movimiento migratorio en España. En los años noventa suponían un escaso 4%, en la primera decena del siglo suben a un 16.8% y descienden en la primera mitad de la siguiente, en concreto en 2013, a un 15%.

        Si el matrimonio es fraudulento, si se realiza por papeles, se supone que el número de divorcios tendrá que ser muy superior al número de divorcios entre cónyuges exclusivamente españoles. Los datos que nos ofrece la estadística no dejan de ser curiosos: referidos a 2013, los divorcios entre españoles (ambos españoles) ascienden a un 26,6%, mientras que los divorcios mixtos se quedan en un 11.1%.

        Aunque los datos van apuntando a una realidad distinta al rumor, se necesitan más datos para tener una opinión más sólida. El porcentaje de bebés nacidos en España en los que al menos un progenitor sea extranjero, a finales de los años noventa supuso un 4,5%, en la primera década un 24% y en la primera mitad de la segunda un 23%. Números muy paralelos a los ya vistos sobre los matrimonios. Finalmente de las parejas mixtas sin hijos, un 52% se encuentran casadas, mientras que un 48% son uniones de hecho.

¿Cuál es el riesgo de un matrimonio celebrado en fraude de ley?

        Casarse fraudulentamente, tiene un doble problema: por una parte supone un ilícito penal, sería constitutivo de un delito de falsedad (art. 392 en relación con el 390, 1º y 2º Código Penal), en concurso con un delito por favorecer el tráfico ilegal de personas (art.318.bis.1 Código Penal), con penas de hasta un año de prisión; y por otra parte, un problema administrativo, la condena penal nos llevaría casi inexorablemente a la pérdida de la autorización de residencia. Si se trata de una autorización inicial, el hecho de tener antecedentes penales va a suponer un problema de difícil solución, y si es una renovación, la valoración igualmente será negativa, colocándonos en dificultades serias para renovar.

        En el mismo plano administrativo, y con la Ley de Extranjería en la mano (L.O. 4/2000), casarse de forma fraudulenta, para obtener los papeles, supone infracción grave del artículo 53.2.b, que se sanciona con multa de 501 a 10.000 euros, en aquellos supuestos que no sean constitutivos de delito.

        Parece que no es una idea atractiva, el riesgo de un matrimonio fraudulento es sumamente alto, y de hecho las estadísticas nos muestran que afortunadamente no es una práctica en absoluto extendida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish