« »

DERECHOS DEL EXTRANJERO EN PRISIÓN

Según lo dispuesto en el art. 13 CE las personas presas extranjeras tienen los mismos derechos que las personas presas nacionales. El TC  ha reconocido, en sus distintas sentencias (197/1984, 99/1985, 114/1987) que los derechos de extranjeros tienen una configuración predominantemente legal coexistiendo con  otros  inherentes a la condición humana  como el derecho a la integridad física, a la libertad personal o a la vida.

Si bien es cierto que a tenor del art. 13 CE un extranjero parece tener los mismos derechos que un ciudadano nacional, esto no es del todo cierto puesto que, entre otras cuestiones, debemos mencionar la casi nula posibilidad de suspensión, ni sustitución  de la pena y la no aplicación del tercer grado salvo para ser expulsados, como derechos de los que no disfruta el extranjero y sí el nacional.

Por otro lado, la condición de ciudadano extranjero, hace que nos encontremos con ciertos derechos inherentes a su condición: El extranjero, cuando ingresa en prisión puede poner en conocimiento su internamiento ante la representación diplomática y el mismo derecho tendrá cada vez que cambie de centro penitenciario.

Igualmente se le informará al interno, en el plazo máximo de 5 días, en virtud del art. 52.2 RP, de la posibilidad de solicitar la aplicación de tratados o convenios internacionales suscritos por España para el traslado a otros países de personas condenadas.

Admitida en el establecimiento una persona extranjera se procederá a efectuar los trámites de identificación. En cuanto a la documentación, todo extranjero debe encontrarse documentado, de no ser así la oficina de régimen solicitará a la autoridad judicial de quien dependa la documentación acreditativa de su identidad. Si después de realizar las gestiones, se tiene constancia de que el interno carece de documentación se comunicará al trabajador social para que éste inicie los trámites a través del correspondiente consulado y en todo caso el traslado del penado extranjero a otro centro penitenciario no interrumpirá los trámites iniciados para la obtención de la documentación.

El reglamento penitenciario prevé que la Administración Penitenciaria procure facilitarles medios adecuados para aprender el idioma castellano y cursar la educación primaria así como a disponer, en las bibliotecas, de publicaciones en otros idiomas.

Por supuesto, y conforme al art. 4 RP,   la actividad penitenciaria deberá respetar la personalidad de los internos sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de raza, sexo, religión… En todo caso los extranjeros en prisión gozarán del derecho a practicar la religión.

Y hasta aquí, una introducción de los derechos del extranjero en prisión. En post del próximo viernes, y al hilo de este continuaremos hablando de como se desarrolla su vida en prisión: permisos, recursos, comunicaciones, traslados…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish