« »

DENEGACIÓN DE PERMISO PENITENCIARIO

DENEGACIÓN DE PERMISO

DENEGACIÓN DE PERMISO

Los motivos de denegación de un permiso son muy variopintos, puesto que criterios estrictamente objetivos y legales (no tener cumplida una cuarta parte  de la condena, ni tener partes pendiente) coexisten con justificaciones que dejan un gran campo de actuación a la arbitrariedad (falta de garantías de hacer buen uso del permiso) de la Administración penitenciaria, vulnerando el principio de legalidad reconocido constitucionalmente. Las denegaciones de permiso no obstante tienen que estar motivas en todo caso y de no ser así tendremos que acudir al Juez de Vigilancia, a la Audiencia Provincial y en su caso al Tribunal Constitucional.

Para recurrir la denegación de un permiso ordinario, que podremos hacerlo desde que se notifique la denegación, debemos formalizar un recurso de queja ante el  Juez de Vigilancia que, tras  solicitar información sobre los motivos de denegación resolverá estimando o desestimando el recurso. Contra esta resolución se puede interponer recurso de reforma en el plazo de tres días  ante el mismo Juez y posteriormente  uno de apelación ante la Audiencia Provincial. En caso de que la Audiencia deniegue el permiso habrá que hacer un escrito al Tribunal Constitucional recurriendo en amparo por vulneración de un derecho fundamental. En todo caso, debemos tener presente que, pasados tres meses desde la solicitud del permiso sin que la cárcel nos haya contestado se entenderá como denegado y, sin esperas, se puede interponer recurso ante el Juzgado de Vigilancia.

En cuanto a lo que a  alegaciones se refiere, se puede presentar al Juez de Vigilancia otras alegaciones distintas a aquellas en que la prisión ha fundamentado su decisión. Para ello, los familiares, personas que se ofrecen como aval o abogados pueden aportar información relativa al cumplimiento de los requisitos establecidos en la ley, la falta de consumo de drogas, relaciones y vínculos familiares, notas meritorias… toda esta información es necesario que quede acreditado mediante documentos o comparecencias personales ante el juzgado.

Hay que tener presente que son muchas las ocasiones en las que los datos que utiliza la prisión  para denegar el permiso no se refieren a un momento actual, es decir, no guardan relación con el presente o el futuro sino con el pasado. En este sentido el Auto  1161/2000 AP 5ª de Madrid, hace referencia a que el pasado debe tener consecuencias y condicionar el futuro pero no más allá de las disposiciones legales por lo que si los datos del pasado no tienen condicionan el permiso según las premisas fijadas por el legislador y no existen datos del presente o de futuro  en contra, el permiso se debe conceder.

En todo caso debemos tener en cuenta siempre la finalidad esencial del permiso ordinario, la preparación para la vida en libertad lo cuál debemos de recordar  tantas veces como sean necesarias a la prisión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish