« »

Consulado: ¿Cuáles son sus funciones?

world-67861_960_720El Consulado es una institución internacional que consiste en el establecimiento de un órgano de la administración pública de un Estado en el territorio de otro por acuerdo de ambos.

El objeto principal de dicha institución es asistir y proteger a sus nacionales y posibilitarles el ejercicio de sus derechos.

En cuanto a las funciones que puede tener un consulado, varían mucho de un país a otro. Las necesidades de cada momento histórico han ido modificando el índole y alcance de las funciones, adquiriendo unas y perdiendo otras pero, en todo caso, la función esencial es la propia de continuar la administración de un estado más allá de sus fronteras.

El Convenio de Viena de 1963 que recoge la definición  de esta institución, expresa la idea básica de que el Cónsul puede desarrollar todas las funciones que le asigna el estado que lo nombra, siempre y cuando el país en el que actúe no se oponga expresamente al ejercicio de esas funciones.

No podemos olvidar que subyace, en la figura del Cónsul, un objetivo esencial que es proteger los intereses de los súbditos de su estado en el extranjero prestándoles la asistencia que pueden necesitar en todo momento.

Vista la gran variedad  de funciones, y teniendo en cuenta que el artículo 5 del Convenio de Viena las deja sin clasificar,  se hace necesario tener en cuenta la naturaleza intrínseca de cada una de ellas para poder hablar de:

FUNCIONES POLÍTICAS:

  • Relativas al desarrollo de la amistad entre el estado enviante y el estado receptor así como la promoción del desarrollo de todo tipo de relaciones entre ellos.
  • Defensa de los intereses generales del estado enviante.
  • Conocimiento recíproco de la situación interna del otro estado sin posibilidad, eso sí, de intervención en asuntos internos del otro estado.
  • Velar por el mantenimiento del respeto de la bandera nacional del estado enviante.

FUNCIONES RELATIVAS A LA NACIONALIDAD, ASISTENCIA Y PROTECCIÓN CONSULAR:

El Cónsul está legitimado para desarrollar la acción necesaria ante las autoridades locales del estado receptor a favor de sus nacionales que se encuentran en estado extranjero en el que se desarrollan sus funciones. Esta protección y asistencia está sujeta a que se cumpla con una condición previa: que el individuo en cuyo favor se ejercita la asistencia será nacional del estado enviante y que no pueda ser considerado nacional del estado receptor de acuerdo a su legislación interna. Así existen funciones ligadas a la nacionalidad del individuo que se intenta asistir; éstas son:

Protección consular:  El cónsul está legitimada para desarrollar la acción necesaria ante las autoridades locales del estado receptor en favor de sus nacionales que residen o se encuentran ocasionalmente en su distrito consular y que han recibido un trato contraria al derecho interno del estado receptor o contrario al derecho internacional público. Esta acción del cónsul implica la presentación de una solicitud de reclamación ante el propio órgano de listado receptor del que emana el acto ilícito que puede ser un órgano local o territorial o, incluso, si lo permiten las leyes de y el estado receptor, un órgano central. Para entablar esta reclamación se requiere una violación previa, bien del derecho internacional público, bien del derecho interno de estado receptor; aunque no se requiere que se hayan agotado los recursos internos para presentar reclamación pues ésta es simultánea a la defensa que deben intentar los propios particulares (así se da una complementariedad entre la protección consular y la acción de defensa de los particulares).

Asistencia consular: Está encaminada a facilitar a los nacionales del estado enviante su permanencia en el territorio del estado receptor. En este caso, a diferencia de la protección consular, no es necesario que exista un comportamiento contrario al derecho interno o internacional por parte de las autoridades del estado receptor y no es necesario que se presente una reclamación formal.

En cuanto a las principales funciones de índole notarial, administrativo o de registro civil,  que podemos hacer  en una oficina consular, habituales a cualquier estado, son:

  1. Certificados de antecedentes penales.
  2. Autorizaciones de viaje para menores.
  3. Certificados de estado civil.
  4. Certificados de filiación o parentesco.
  5. Certificados de inscripción.
  6. Certificados de supervivencia.
  7. Todos los trámites relativos a expedición y renovación de DNI.
  8. Todos los trámites relativos a expedición y renovación de pasaporte.
  9. Visados y salvoconductos.
  10. Poderes y legaciones.
  11. Inscripción tanto de nacimientos como de defunciones.
  12. Libreta de embarco.

Como siempre, si necesitáis  más información o deseáis contactar con vuestro Consulado, podéis encontrarnos  AQUÍ.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish