« »

CIE: Centro de Internamiento de Extranjeros

CIELa semana pasada saltaba la noticia, a los medios de comunicación, del motín que protagonizaban seis extranjeros en el CIE de Valencia y con ella, de nuevo,  la polémica sobre la todavía existencia de los CIE.

Los CIE son establecimientos públicos de carácter no penitenciario, dependientes del Ministerio del Interior, destinados a la custodia preventiva y cautelar de extranjeros para garantizar su expulsión, devolución o regreso.

Las competencias de dirección, coordinación, gestión e inspección de estos centros corresponden al Ministerio del Interior y son ejercidas a través de la Dirección General de la Policía, que también se hace responsable de su seguridad y vigilancia.

El ingreso de extranjeros, en los centros, sólo se podrá realizar en virtud de resolución de la autoridad judicial competente, en los supuestos y con los efectos previstos en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, y en el artículo 89.6 del Código Penal.

Desde el 2014,  y por primera vez, tenemos  un Reglamento que regula esta materia de forma , RD 162/2014 de 14 Marzo. Con este nuevo reglamento se incorporan una serie de novedades, que desde hacía tiempo eran muy necesarias:

  • Se establecen dos ámbitos diferenciados en la gestión de los CIE: El ámbito de la seguridad de los Centros recae en el Cuerpo Nacional de Policía y el ámbito asistencial que pasa a ser asumido por personal ajeno al Cuerpo Nacional de Policía, que se podrán ser empleados públicos o personal fruto de contratos o convenios, que se ocuparán de organizar, gestionar y controlar los servicios de asistencia sanitaria, jurídica, cultural y social.
  • El Reglamento desarrolla el estatuto jurídico de los extranjeros, así, los extranjeros que se encuentren en un CIE podrán ahora  comunicarse libremente con su abogado, con representantes consulares de su país, así como recibir visitas tanto de familiares como de otras personas y desarrollar actividades recreativas.
  • Además, los extranjeros presentes en un Centro de Internamiento de Extranjeros tendrán derecho a ser informados de su situación en un idioma que les sea comprensible, a recibir asistencia médica, a presentar quejas y peticiones y a contactar con ONGs nacionales e internacionales de protección de inmigrantes.
  • Queda también regulado el derecho de los extranjeros a entrevistarse con el director del CIE para formular peticiones y quejas sobre aspectos relativos al funcionamiento del centro y se fortalecen los mecanismos de control e inspección de los centros. Tanto el Cuerpo Nacional de Policía como la Inspección de Personal y Servicios del Ministerio del Interior, podrán realizar inspecciones en estos centros.  Derivado de esto, una de las novedades, de obligada mención, en el ámbito de competencias de la Unidad de Extranjería de la FGE son las visitas a los CIE. Durante el año 2014 los Fiscales Delegados de Extranjería realizaron un total de 9 visitas de control a los CIE españoles. En términos generales dieron parte de que las instalaciones con que cuentan los CIES merecen un calificativo de suficiente, según su criterio,  con la excepción del CIE de Algeciras en que la calificación “no supera ese nivel”.
  • También queda regulado en este reglamento  la formación del personal del centro, las reglas de conducta por las que deben regirse sus trabajadores y la creación de unos libros-registro en los que se recogerá la información sobre la gestión y funcionamiento de los centros. Asimismo, se establece un seguimiento periódico de la prestación de los servicios sanitarios, asistenciales y sociales en el interior del Centro.
  • Se recoge a mayores, en el reglamento, las medidas de vigilancia, seguridad y control de los centros, incluyendo las posibles medidas coercitivas con los internos.

LA REALIDAD DE LOS CIE

Mencionadas las últimas novedades legislativas  no podemos olvidar que los Centros de internamiento de extranjeros siguen siendo recintos donde, los inmigrantes aguardan su expulsión.  Es por tanto una medida cautelar, orientada a garantizar una posible sanciona administrativa, pero cuya virtualidad es perder la libertad  Se desconoce de estos centros, porque así interesa, cuales son las condiciones en las que, en definitiva, se tienen internadas a estas personas extranjeras, en muchos casos, por mera estancia irregular (ya que los centros acogen a dos tipos de extranjeros: los que son encerrados únicamente porque no tienen papeles,  y los condenados por algún delito cuya pena es conmutada por la expulsión). Asociar, como están haciendo, inmigración y delincuencia es, sin duda, criminalizar a los inmigrantes. Como ejemplo para entender qué sistema rige la vida de los internos en los CIE es el hecho de que a cada inmigrante se le asignada un número que sustituye a su nombre y apellidos hasta que abandona el recinto.

Los CIE llevan años siendo denunciados por organizaciones sociales. De los ocho que hay actualmente en España, unos acumulan más denuncias que otros, pero en general  todos tienen quejas por malos tratos, incomunicación, indefensión legal e, incluso, hacinamiento.

Esta misma semana, Jueces para la Democracia  proponía alternativas a los Centros de Internamiento de Extranjeros  al estimar “desproporcionada jurídicamente la privación de libertad ante supuestos de infracción administrativa”,

Jueces para la democracia daba a conocer datos del Ministerio del Interior que “revelan el alto porcentaje de personas internadas en tales condiciones que no llegan a ser expulsadas”. Concretaba que “en 2014 fueron internados en los CIE 7.340 personas y expulsadas 3.483, un 47,45%”.

Proponen, como se lleva haciendo desde hace mucho tiempo, que se inicie un plan para el cierre progresivo de los CIE y, en sustitución de estos,  implantar una red de pisos tutelados con las suficientes garantías de localización, como una persona asignada, retención de pasaporte en dependencias policiales y presentaciones periódicas, medidas a mi juicio, mucho más ajustadas a la situación de estos ciudadanos extranjeros que además evita mayor sufrimiento a aquellos que llegan a nuestro país no por capricho si no por supervivencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SpainEnglish